CUIDADO DE LAS UÑAS

images (1)

 

Las uñas de los dedos de la mano crecen, en una persona adulta, un 0,1mm al día aproximadamente. Lo que significa que la recuperación de una uña tarda entre cinco y seis meses. El crecimiento de la uña es longitudinal. En la infancia las uñas son transparente y flexibles, en la edad adulta son más duras y resistentes.

Las uñas son un espejo de la salud:

Uñas blancas pueden indicar problemas en el hígado.

Uñas amarillentas y gruesas pueden ser debidas a problemas en los pulmones.

Uñas con decoloraciones nos pueden alertar de la presencia de hongos.

Uñas quebradizas pueden indicar psosiaris de uña, hongos, eczema o depresión.

Uñas gruesas generalmente son consecuencia de hongos.

Uñas hundidas, es posible que sean consecuencia de la falta de hierro.

Las líneas horizontales pueden ser causa de una infección por hongos, problemas hormonales, problemas arteriales, malnutrición o exceso de calcio.

Las líneas verticales de color rojizo pueden ser debidas a la presión demasiado alta o a algún problema reumático.

Uñas frágiles

Tener las uñas frágiles puede ser debido a una alimentación desequilibrada, con falta de vitaminas y minerales. También puede ser debido a fregar sin guantes o a tomar largos baños de agua caliente.

Hacer un  tratamiento reconstituyente con  productos que contengan vitaminas del grupo B y cinc.

Calentar en un recipiente un poco de aceite de ricino y, cuando esté templado, introducir las uñas durante 20 minutos.

Sumergir las uñas con agua caliente y jabonosa uno o dos minutos. Meterlas luego en agua fría con el zumo de medio limón. Una vez secas aplicar un esmalte endurecedor.

Antes de acostarse untar las uñas con zumo de limón mezclado con aceite de oliva virgen, a partes iguales. Aplicar esta mezcla caliente a partir de la base de la uña. Ponerse unos guantes de algodón.

Cortar dos rodajas de piña natural y licuar, añadir diez gotas de aceite de oliva. Repartir en dos recipientes e introducir las uñas durante unos 15 minutos.

Untarlas con zumo de naranja o limón mezclado con miel.

Todas las noches pasar unas rodajas de tomate por las manos y uñas y a continuación sumergirlas en agua salada calentada previamente. (80 grs de sal por litro de agua). Después darse una capa de aceite de almendras dulces.

El aceite esencial de naranjas si se usa regularmente da dureza y brillo a las uñas y ayuda a eliminar las cutículas.

Añadir al esmalte de uñas una o dos gotas de formol. Las uñas quedarán más endurecidas.

Cortar un limón por la mitad y meter las uñas entre la pulpa. Esperar 10 minutos y dejarlas secar.

Tomar diariamente, en la comida, una cucharadita de semillas de sésamo.

Comer pepino en ensalada durante un mes fortalece espectacularmente las uñas.

Uñas quebradizas

Frotar las uñas con  un ajo.

Pelar un ajo, echarlo en un frasco de esmalte y removerlo. Pintarse las uñas y dejarlo actuar toda la noche. A la mañana siguiente eliminarlo con quitaesmalte. Echar unas gotas de limón sobre las uñas y lavarse las manos con agua y jabón.

BLANDAS O QUEBRADIZAS

Sumergirlas cinco minutos al día en un cuenco con aceite de oliva.

Uñas estriadas

Empiezan a aparecer hacia los 30 años y se van acentuando al pasar el tiempo. Las rayas pueden provocar fisuras verticales en las zonas donde la uña es más fina.

En el mercado existen unas limas con varias funciones que alisan y sacan brillo. Cuando las rayas son superficiales, limpiar la superficie por el lado liso. Para las rayas más profundas, utilizar la parte rugosa de la lima para eliminar las asperezas. Llevar las uñas cortas y bien limadas hasta que se fortalezcan.

Asperezas

Aplicar aceite de oliva una vez a la semana, ponerse unos guantes y dejar que actúe toda la noche.

Hervir romero con agua, luego introducir las uñas en el agua lo más caliente posible. Hacerlo dos veces por semana.

Poner en la palma de la mano una cucharadita de azúcar y con la otra mano exprimir medio limón. Frotar las manos la una contra la otra como si se tratara de una crema el tiempo suficiente para que el azúcar se deshaga y el limón se seque un poco. A continuación lavar las manos.

Poner a hervir 1/2 litro de aceite de oliva y media cebolla, dejarlo cocer a fuego lento durante 20 minutos. Dejarlo enfriar y cuando se pueda aguantar la temperatura, introducir los dedos y mantenerlos durante media hora. Guardar el aceite y repetir la operación cada noche.

Preparar una crema con yema de huevo y la pulpa de medio aguacate triturado, aplicar, dejar actuar media hora y aclarar con agua templada.

Frotar las uñas de vez en cuando con vaselina.

Cutículas

Diariamente aplicar una crema especial para manos y uñas. Cada vez que se utilice cualquier crema nutritiva, solar u otra aprovechar los restos para masajear las uñas.

Al hacer la manicura poner los dedos en agua tibia jabonosa para que las cutículas queden elásticas. Aplicar crema emoliente alrededor. No cortar las cutículas, empujarlas con un palito de naranjo hacia atrás hasta que desaparezcan.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s